martes, 5 de noviembre de 2013

Periodistas...

...o comunicadores digitales permanentes.

En una transición de papeles, bajo una lupa global, desde el poder distorsionado de quien lo ostentó y se olvidó de que la pluma de Dumbo o el anillo de Mordor tenían proyección supersticiosa y ociosa.

Periodistas de día, auditores del acontecer de noche, cortadores de historias servidas al peso, narradores de anécdotas en forma de tuit, de fotografía móvil, de clic/clac.

Plumillas sin el marco de la empresa tradicional, encuadrados en nuevas formas de vivir, en crisis, sin referentes.

Autores, autónomos, autosuficientes, autómatas.

Verbo posicionador, sustantivo posicionado, titular alterado.
Clic/clac.

#suelto #reflexión #periodismo


domingo, 19 de mayo de 2013

El sopor guionísitco de los TD

Día tras día, el bucle de los TD de TVE enciende el 'modo oficialista' para proyectar el ideario de quién sabe qué busca. Es ingrato asistir a esta pasarela cotidiana de "lo que hay que decir", de "premisa", de extensión gabinetera de "lo correcto", de mejor ocultar e insinuar que plasmar de forma explícita los dolores de la sociedad española actual...

"Los organizadores indican que el seguimiento de la huelga ha sido del 80% y la policía/ayuntamiento/gobierno de turno lo estipula en el 20%". Y se quedan tan anchos. No ya los periodistas, sino los directores, jefecillos, coordinadores y correveideiles de informativos que no se detienen a valorar las cifras. No hace falta ser Colombo, sino ser un periodista que ponga en práctica los criterios deontológicos que se le presuponen a su tarea informativa, que se pone en el lugar del espectador y que quiere informar, con todas las letras y, en el caso del ejemplo, con todos los números reales.

Pero no, el TD de TVE activa el bucle de la desinformación de corte clásico salpimentado por la chapuza técnica y el plumero oficial que todo lo mece. La fórmula parece de éxito, especialmente si el foco lo ponemos en la misma masa mostrenca que decide los resultados electorales o que come sin pelar lo que escupe la caja tonta. La lástima es que la televisión pública desinforma y, a cada paso, más.

¿No hay iniciativas ciudadanas alejadas de la agenda parlamentaria?, ¿no hay focos de vida distantes de los jefes de gabinete de los partidos con representación parlamentaria?, ¿no hay libertad para informar de las pequeñas cosas que nos harían pensar en que un futuro más próspero es posible?, ¿no hay historias de reporterismo que pongan sobre la mesa la reflexión sin vocación de lobby?, ¿es tan parcial el periodismo vestido de cosa pública?, ¿por qué nadie propone leer sin guiones, tanto a los políticos que escupen titulares para la tele como a los presentadores que los hacen suyos con un tono informativo de los que sientan cátedra?, ¿por qué hemos dejado que esa oficialidad desembarque en los canales (también los sociales) que a priori eran libres?

Como consuelo, siempre nos quedarán las tertulias radiofónicas.

Puaj.

@360gradospress

domingo, 14 de abril de 2013

Estacionalidad tuitera

Twitter ya tiene su Skynet. Quien más, quien menos habrá presenciado la metamorfosis registrada en esta red social a lo largo de los últimos meses. Las máquinas, los robots, los patrocinios, los relojes automáticos que sincronizan tuits a las horas más oportunas, el silencio mencionado cuando el tuit no ataca al orgullo del mencionado, la palabra prostituida a precio de coste, el comunicado oficial compartido en 140 caracteres sin más matices que los heredados de la versión tradicional, el ruido programado y el si no me sigues yo no te sigo a ti porque así lo dicta la aplicación que he activado para inflar mi globo de followers...

La conversación va y viene a un ritmo asonante, sin concordancia entre la construcción de discursos y la voluntad de hacerlo por parte de los interlocutores que lucen palmito de lo que han escrito o protagonizado, de donde participarán como ponentes o de presentadores de no sé qué libro.

La realidad tuiteada, paralela por herencia a los hechos televisivos, a los eventos sociales sincronizados en directo con tuits de titulares o a otras formas de guardar offline, también ha visto reconvertida su intensidad. Cada vez se tuitean menos mensajes alejados de la convocatoria tradicional. La estacionalidad marca el reloj y la herencia offline desbanca la fuerza influyente que aparentaba tener Twitter hasta ayer.

Como si el tablón del juego tuitero ahora fuera figuradamente una pista de frontón después de años de acoger la actividad en miles de pistas de tenis en las que había peloteo de ida y vuelta. Hoy una máquina suministra pelotas al jugador hasta que las revienta contra la pared.

Esto de las plataformas va por épocas. Twitter necesitará antiestamínicos de credibilidad para aguantar el tirón de las alergias primaverales. RT, please.

viernes, 1 de febrero de 2013

Lo nuevo de Depeche Mode

Siempre es una buena noticia que grupso legendarios que han marcado varias épocas regresen a la palestra. El imaginario colectivo se lo agradecerá porque sus notas evocan grandes momentos vividos en las décadas de los ochenta, noventa y primera de los 2000.

'Heaven' es el tema que anticipa lo que llegará el próximo 26 de marzo, un álbum de 13 canciones bajo la denominación de 'Delta Machine' (Columbia, 2013). Si queréis saber más de lo que aparejará el trabajo no hace mucho escribí en 360 Grados Press impresiones en torno al mismo. Ya me contaréis...